Legionella

La Legionella pneumophila es una bacteria aeróbica (necesita oxigeno para vivir ) móvil.

Vive en el agua dulce (fuentes,charcos…) no soportando la falta de agua ni temperaturas por debajo de los 20 ºC, ni superiores a los 70ºC.

Es sensible a la luz del sol, pero al formar parte de las biocapas que se forman de manera natural quedan protegidas de la misma, pudiendo incluso resistir procesos de depuración del agua.

La enfermedad se adquiere unicamente por vía respiratoria y se produce por la aspiración de gotas de agua que contengan la bacteria. No hay transmisión de persona a persona ni tampoco por el consumo del agua contaminada.

La Legionella puede producirnos enfermedades distintas:

– La fiebre de Pontiac : es una infección sin afección pulmonar y con síntomas parecidos a los de la gripe.

– La Legionelosis: Que produce una neumonía severa que se acompaña de fiebre, dolor de cabeza, confusión, dolor muscular, diarrea y tos no productiva.

Ante un brote lo más importante es localizar el foco de infección que es el único punto desde el que se producen los contagios y que suelen ser sistemas que mantienen el agua a la temperatura óptima para que se reproduzca y que además favorecen la producción de aerosoles (gotitas de agua).

 

Julia Rubias