descongestivos nasales

Descongestivos nasales: algunos consejos para su uso.

En esta época del año y con tantos cambios de temperatura es posible que te veas identificado con Adela. Y te digo esto porque Adela ha acudido esta misma mañana a la Farmacia quejándose de una congestión nasal que no la dejaba dormir. Encima durante el día le producía un más que molesto goteo que la obligaba a llevar continuamente un pañuelo en su mano y menos mal que hoy en día tenemos los socorridos pañuelos de papel.

Pero la buena noticia es que también tenemos un tratamiento para ella, tratándose de un simple resfriado sin componente alérgico y siendo una persona sana le hemos recomendado un descongestivo nasal junto con una solución de agua de mar que le va a ayudar a mantener sus mucosas limpias e hidratadas. Pero antes le hemos recordado las siguientes recomendaciones y un pequeño “truco”:

No olvides sonarte y limpiarte bien la nariz antes de su aplicación.

Utilizar un máximo de dos veces al día.

Cuando las molestias duren más de tres o cuatro días debemos suspender el tratamiento y acudir a nuestro médico.

El mayor problema que presentan es la congestión de rebote. Esta aparece por un uso habitual y prolongado.

Cuando te sea posible puedes seguir este consejo para evitar el efecto rebote y es utilizarlo una vez en un orificio nasal y la siguiente en el otro, así por lo menos respiraremos bien por uno de los orificios y retrasaremos su aparición.

Por cierto si te preguntas quien es Adela, es imaginaria.

 

Julia Rubias