CISTITIS

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección de las vías urinarias bajas que afecta a la mucosa vesical. Es decir una infección superficial del interior de la vejiga de la orina, aunque se suele incluir también bajo este termino la infección de la uretra, que es el conducto por el que pasa la orina desde la vejiga al exterior.

Esta infección es tan común que se estima que un 37% de las mujeres la padecerán en algún momento de su vida, ocupando el segundo lugar entre las infecciones atendidas por los equipos de atención primaria.

¿Cuales son sus síntomas?

Los síntomas característicos de esta infección aparecen principalmente durante la micción, produciéndose escozor (disuria), aumento de las veces que se orina, pero sin que se produzca un aumento en la cantidad de orina expulsada (polaquiuria) y la necesidad de ir a orinar urgentemente (tenesmo). También puede aparecer una orina maloliente, turbia o incluso sanguinolenta (hematuria) y dolor en la zona superior del pubis o en la zona lumbar.

En cualquier caso los síntomas solo indican la sospecha de padecer la infección, pero no son específicos por lo que sería importante acudir al médico para realizar un cultivo de orina que mediante un análisis bacteriológico y un antibiograma nos indicara que antibiótico utilizar, en la práctica este procedimiento queda reservado para los casos en que el problema se repite varias veces.

Las recidivas representan el 20% de las recurrencias, y se caracterizan porque la infección esta producida por la misma bacteria que produjo la primera infección, y ocurren entre una y dos

semanas después de finalizar el primer tratamiento. Las recidivas pueden deberse a que el agente causal sea resistente al antibiótico usado o bien a un tratamiento demasiado corto, en ocasiones también puede producirse un acantonamiento de las bacterias en un lugar donde no llegue el antibiótico. Otra causa que deben investigarse es la posible existencia de una anomalía genitourinaria.

¿Qué puedo hacer para prevenirla?

Entre las medidas preventivas que podemos tomar para evitar la temida cistitis tenemos: Mantener una buena hidratación, bebiendo agua en abundancia, evitar bebidas que alcalinicen la orina como es el caso de los refrescos gaseosos y el café, evitar mantener húmeda la zona pélvica, usar ropa que transpire, tratar de vaciar la vejiga completamente durante la micción, no aguantarse las ganas de orinar y mantener una buena higiene intima, recordando que la limpieza debe hacerse siempre de delante hacia atrás.

En las jóvenes las relaciones sexuales juegan un papel importante en la aparición de la cistitis, por ello se recomienda orinar siempre después del coito porque el pH ácido de la orina dificulta la infección.

En la farmacia existen distintos tipos de productos que pueden ayudarte a prevenir este problema tan frecuente. Estos productos actúan evitando la adhesión de las bacterias a las vías urinarias.

Julia Rubias