ALZHEIMER

Investigadores del Instituto Pasteur, Inserm, CNRS, CEA, las Universidades de París Pierre & Marie Curie y Descartes y la empresa Roche, liderados por el Dr. Pierre Lafaye, han desarrollado dos nuevos tipos de anticuerpos que son capaces de detectar los cambios que produce la enfermedad de Alzheimer en el cerebro. Estos anticuerpos obtenidos de un camélido, concretamente de la Llama, son de pequeño tamaño y tienen la capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica existente en nuestro organismo. Esta barrera que tiene la función de proteger nuestro cerebro de sustancias y microorganismos, que puedan llegar hasta él a través de la circulación sanguínea, también presenta el inconveniente de que impide el acceso de determinados fármacos.

Gracias a este avance se podrá diagnosticar la enfermedad de forma precoz, mucho antes de que aparezcan los síntomas y así iniciar los tratamientos lo antes posible y abre la puerta a nuevas maneras de tratarla al conseguir que los fármacos ligados a estos anticuerpos lleguen directamente a la diana donde queremos que actúen.