ALERGIA AL POLEN DE OLIVO

UN PROBLEMA MUY FRECUENTE



El olivo (Olea europaea) se cultiva desde hace más de 5000 años para la obtención de su fruto, la aceituna, del que como es bien conocido se extrae el aceite de oliva, que tiene excelentes propiedades para nuestra salud. Se piensa que el olivo es originario de Asia Menor, desde donde se extendió por el mediterráneo.

En España existen más de 165 variedades distintas de olivo, incluyendo la forma silvestre denominada Olea oleaster [Barranco y Rallo,1984]. No se sabe si estas variedades tienen alérgenos cualitativa o cuantitativamente diferentes, parece ser que si que existen diferencias significativas entre ellos [Waysel y col., 1996].



Características del polen de olivo.



La flor del olivo es pequeña, simétrica y de color blanco-verdoso-amarillento. Su polen es de tamaño pequeño (entre 17-21 micras de diámetro) y de forma esferoidal, presentando una capa externa (exina) gruesa y reticulada, típica de la familia de las oleáceas.

La polinización del olivo se lleva a cabo tanto por los insectos (entomófila), como por el viento (anemófila) cuando la producción de polen es abundante [D Amato y col., 1988], es por esta causa y por su pequeño tamaño que alcanza fácilmente nuestro entorno.

El periodo de polinización en nuestra zona va desde mediados de abril a finales de junio, aunque dependiendo de las condiciones climáticas puede adelantarse o atrasarse.

El tiempo durante el que un árbol en particular está produciendo polen no es muy largo, durando aproximadamente unos 40 días, siendo su cantidad variable de un año a otro según la climatología de esa temporada.

Existe un fenómeno agronómico que es característico del olivo y que se conoce como “alternancia de producción”, este fenómeno que tiene una influencia importante en la producción de polen, depende esencialmente de la competencia entre la maduración del fruto y el desarrollo de la yema [Macchia y col.,1987].



Concentraciones de polen de olivo en la atmósfera y aparición de la alergia.



La concentración atmosférica de polen se mide como la cantidad de granos de polen en un metro cúbico de aire, en nuestra zona suele variar entre los 200 granos/m3 hasta los 4500 granos/m³. En ocasiones se producen verdaderas tormentas polínicas superándose esa concentración, de cualquier forma es a partir de 162 granos/m³ cuando aparecen los síntomas clínicos caracterizados por una sintomatología nasal severa, conjuntivitis y estornudos, pudiendo producirse casos de asma o bronquitis. Los síntomas varían mucho entre las distintas personas alérgicas en función del área geográfica en la que viven y el grado de cultivo de este árbol [Bousquet y col., 1984; Giulekas y col.,1991]. Con frecuencia los alérgicos al olivo también lo son a otros pólenes.



Tratamiento.



El polen de olivo es la primera causa de polinosis en nuestra zona y la segunda en España, por detrás de las gramíneas. Los consejos para disminuir la intensidad de los síntomas incluyen medidas para evitar la exposición al polen, como es norma general en todas las polinosis. Pero en este caso sus características y las altas concentraciones que alcanzamos en nuestra zona hacen que sea una medida insuficiente y se necesite instaurar un tratamiento sintomático que se debe instaurar de forma progresiva en función de la gravedad de los síntomas de rinoconjuntivitis y asma.

El único tratamiento curativo es el que se realiza con inmunoterapia específica, administrando al paciente dosis crecientes de extractos de polen de olivo. El mecanismo de acción por el que funcionan estas vacunas no se conoce en su totalidad, siendo su finalidad conseguir una desensibilización progresiva al polen de olivo. Existen vacunas de administración sublingual y subcutánea, que han demostrado su eficacia y seguridad, si bien los resultados que se obtienen varían de unos pacientes a otros.

A pesar de los avances en su purificación, estos extractos contienen moléculas no alergénicas que pueden causar nuevas sensibilizaciones y reacciones anafilácticas, por esta causa es recomendable esperar 20 minutos después de la vacunación en el centro médico donde se haya aplicado.

Para evitar este inconveniente se está experimentando con el uso de alérgenos recombinantes y con fórmulas hipoalergénicas (derivados no anafilácticos de alérgenos) para el tratamiento de la alergia.  



Medidas preventivas



No viajes en el coche con las ventanillas bajadas ni utilices la moto o la bicicleta porque en todos estos casos estarás aumentando la cantidad de polen que llega hasta tus vías aéreas.

Protege tus ojos con gafas de sol,evitarán la entrada de polen y te ayudarán a no empeorar la conjuntivitis alérgica.

Conviene como es habitual lavar las verduras y otros vegetales antes de consumirlos porque acumulan polen en su superficie.

Extrema las precauciones los días despejados, especialmente si hace viento porque además de existir una mayor concentración de polen, este te llegará en mayor cantidad.

Hay que evitar el contacto con adyuvantes, es decir con otros estímulos como lacas, tabaco, insecticidas, perfumes, contaminación etc.

Evita realizar esfuerzos físicos que pueden desencadenar o empeorar los síntomas.

Y especialmente evita el tabaco durante toda la estación.

si quieres más información pincha aquí.



                                                                                                                               Julia Rubias